Seleccione su idioma

Todavía recuerdo cuando participé en un seminario en el año 2005, y nos estaba prohibido jugar con la pelota con nuestros perros.

Recientemente, ha existido un consenso creciente que asume que jugar con la pelota va en detrimento de la salud física y mental de los perros. Así que… ¿No deberíamos jugar a “traer la pelota”?

pastor alemán jugando con una pelota

Para evitar el riesgo de daño físico, las leyes básicas son:

- realice calentamiento con el perro antes de jugar con la pelota

- no lance la pelota en superficies duras o resbaladizas

- no lance la pelota a perros con condiciones de enfermedad física (por ejemplo artritis).

Generalmente se recomiendan lanzamientos cortos y bajos, pero yo estoy en desacuerdo. Las articulaciones del perro están expuestas a una mayor presión si el perro se detiene para atrapar la pelota en el suelo. Para mí un buen lanzamiento es a larga distancia, la pelota cae al suelo y rebota justo en frente del perro. El perro salta, la atrapa y aterriza a la vez que supera el obstáculo con una parábola suave.

Para algunos perros recuperar un objeto es divertido, mientras que para otros puede convertirse en una obsesión.

¿Podemos prevenir que nuestro perro se vuelva obsesionado con la pelota?

Algunos consejos:

- Dele la oportunidad a su perro de disfrutar de diferentes actividades

- Durante sesiones de aprendizaje usa la pelota como recompensa/reforzador, enseñando así a tu perro auto-control emocional

- Deja juguetes disponibles en la casa y el jardín

pastor alemán obedience

La manera más rápida de crear adicción a la pelota es permitir al perro que experimente la excitación y la diversión de jugar con la pelota, y luego privar al perro de esta experiencia.

Créalo o no, reducir el juego con la pelota o guardar la pelota bajo llave en un cajón no son estrategias efectivas para ayudar a un perro que pudiera mostrar o muestra excitación, ansiedad y está fuera de control.

En todos mis años viviendo con malinois, border collies, pastores alemanes y perros de trabajo de todas las razas y personalidades, he aprendido a lidiar con la pelota, no con privación sino con la estrategia opuesta: satisfaciendo la necesidad.

Mi regla es sencilla: cuando juego con mi perro a atrapar la pelota, juego hasta que el perro está satisfecho. Si de 0 a 100 mi perro necesita 60, trato de jugar hasta 60.

No 10, no 30, no 100 — solo 60.

perro malinois jugar pelota

Usando la pelota como reforzador y recompensa en sesiones de aprendizaje

Involucrarse en diferentes actividades, satisfacer las necesidades del perro de jugar con la pelota son las estrategias que me han permitido convivir y entrenar perros intensos y fuertemente motivados, perros que nunca han desarrollado problemas conductuales.

jugando con el perro pastor alemán

Text Alexa Capra 10 january 2021

Photo Alexa Capra and Daniele Robotti

Traducción Laura Azor Laurazor

COPYRIGHT 2020 DOGS AND MORE SRL - All rights reserved